Tipos de migraciones y cómo diferenciarlas

El proceso de migración de los seres humanos se ha realizado desde tiempos muy antiguos, pues las personas buscan desplazarse a otras tierras que les ofrezcan mayor seguridad y bienestar.

La migración es un acto que se debe a diversos motivos como el hambre, desempleo, terrorismo, persecuciones por ideologías políticas o religiosas y por las guerras.

Debido a la variedad de motivos que tiene una persona para dejar su país de origen e ir a buscar una mejor vida, los tipos de migraciones también son diferentes, lo cual quiere decir  que no todos los migrantes están en la misma situación o tienen las mismas características. A continuación presentamos los tipos de migraciones y la manera de diferenciar cuando un individuo corresponde a una de ellas.

Según el tiempo

Según el tiempo, la migración puede ser de tipo temporal, donde el migrante tenga todas las intenciones de regresar a su país luego de estar viviendo por un período determinado en un lugar al cual llegó buscando beneficios.

En esta clasificación también están los migrantes que se desplazan a otros lugares con la idea establecerse de por vida y no regresar jamás a su país de origen, es aquí donde se habla de migración permanente.

Según el carácter

Esto se refiere al motivo que desencadena la migración de una persona, la cual puede ser forzada o voluntaria.

En el caso de la migración voluntaria, el individuo ha sopesado todas las opciones posibles y piensa que la única salida para obtener una mejor calidad de vida para sí mismo y su familia es partir y establecerse en otros lugares, a veces muy lejanos y distintos a lo que resulta conocido y familiar.

tipos de migraciones

Por otro lado, se puede tratar de una migración forzada, una situación terrible, en la cual generalmente está en riesgo la vida y la integridad personal del individuo.

En este caso, el migrante parte luego de perder toda esperanza de poder seguir viviendo en el mismo lugar, debido a una amenaza latente. Esto es lo que enfrentan las personas que huyen despavoridas de los conflictos armados, en lugares sin ley donde su vida no vale nada o de sitios donde es imposible trabajar y alimentarse, pues no existen recursos que aseguren la vida humana.

Según su destino

En cuanto al destino de los migrantes, estos pueden realizar un movimiento regional, donde van de un lugar a otro sin salir de su nación y a este tipo de migración se le llama migración interna.

Esto sucede mucho cuando las zonas agrícolas están descuidadas por el gobierno central y los campesinos se trasladan a las ciudades, creando lo que llaman cinturones de pobreza, ya que suelen llegar sin recursos económicos y se quedan a vivir en lugares poco aptos y carentes de los servicios básicos.

La otra posibilidad es que el destino escogido sea otro país, por lo cual tienen que atravesar fronteras internacionales, aunque muchas veces no tengan los documentos necesarios o pongan en riesgo su vida en el trayecto. Este tipo de migración recibe el nombre de migración internacional.

Existen dos conceptos importantes a considerar en este sentido. Primero, que desde el punto de vista de la ciudad de origen donde se efectúa la salida de las personas se le llama emigración; por el contrario, si se toma desde la perspectiva del lugar de destino se llama inmigración.

La balanza migratoria o saldo migratorio es el promedio entre ambos sucesos. Por ejemplo se habla de un saldo migratorio positivo si la inmigración es cuantitativamente mayor que los números de la emigración y lo contrario representa un desbalance en el saldo migratorio.

Además, existe un modo particular en las migraciones de tipo temporal que consiste en ir a ciertos lugares por trabajo, cosecha o cacería, para regresar siempre en la misma fecha. Tal es el caso de la migración cíclica, la cual se repite una y otra vez en ciertas temporadas y en las cuales siempre se regresa al lugar de origen.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *